27 de Marzo de 1938, en la piscina Campo de Marte de Lima, el equipo de Ecuador, con solo cuatro competidores, conquistó el V Campeonato Sudamericano de Natación, superando a las poderosas selecciones de Perú, Chile, Argentina, Brasil y Uruguay, que se clasificaron en ese orden, protagonizando un suceso que conmocionó al país y causó admiración internacional.

 La natación era un deporte con cierta popularidad en nuestro medio, pero que se desarrollaba sin mayor técnica. Pocos años antes se habían construido en Guayaquil las piscinas del Malecón, con dimensiones que no eran reglamentarias, y del Club Emelec, que solo tenía 25 metros.

 Pero este no fue un obstáculo para que los nadadores ecuatorianos pudieran triunfar en Lima. Los antecedentes del equipo no eran mayores: viajaron seis deportistas, teniendo como dirigente a Jacobo Nahón, mecenas e impulsador del grupo, y como entrenador a Arduino Tomassi, un profesor italiano que se había encariñado con Ecuador.

 Entre los nadadores nacionales, los únicos que tenían cierta experiencia eran Luis Alcívar Elizalde y Ricardo Planas Villegas, que habían competido en el IV Campeonato Sudamericano de Natación en Montevideo, en 1937.

Ahí obtuvieron un segundo puesto, Alcívar en los 100 metros libre, un quinto y sexto puestos Planas, en 1500 y 400 metros libre. Alcívar, además en 1935, cuando estudiaba en Cuba, representó a ese país y ganó los 100 metros libre en los Juegos Centroamericanos y del Caribe. Los otros integrantes eran los hermanos Carlos Luis y Abel Gilbert Vásconez, de 18 y 15 años de edad, respectivamente, figuras de Liga Deportiva Estudiantil; Pablo Coello Gutiérrez, quien no compitió, y Tomás Ángel Carbo, nadador reserva y ornamentalista.

 Inscritos por Guayas

Cabe indicar que por falta de apoyo gubernamental, la Municipalidad de Guayaquil y la Federación Deportiva del Guayas, junto a personas y entidades privadas, tuvieron que costear el viaje del equipo.

 En Lima, la Confederación Sudamericana de Natación inscribió a la selección ecuatoriano como Federación Deportiva del Guayas, pues en aquella época había un conflicto con el Gobierno que quería intervenir en el deporte, tal como ocurre con frecuencia actualmente.

 Más allá de los conflictos, los muchachos llevaron orgullosamente el escudo tricolor en sus uniformes y su triunfo fue dedicado al Ecuador.

 Comienza el torneo

El 19 de marzo se iniciaron las pruebas en medio de un desbordante entusiasmo.

5.000 personas colmaban los graderíos del Campo de Marte, animados por la posibilidad de que Perú, que tenía un fuerte conjunto que encabezaba Walter Ledgard, superara a las fuertes representaciones de Argentina y Brasil.

 Nadie tomaba en cuenta a los ecuatorianos, que empezaron a dar sorpresas en las pruebas de clasificación. En Guayaquil, las noticias llegaban por transmisiones radiales y el público, en las calles, se agolpaba para oír por altavoces el desarrollo del torneo.

 El momento culminante llegó el día 27, cuando Ecuador logró con 108 puntos el título de campeón, quedando el segundo lugar para Perú, con 90. El nadador ecuatoriano Carlos Luis Gilbert, el Grillo, ganador en 4 pruebas (200, 400, 800 y 1.500 metros libre), se consagró como el mejor de Sudamérica; Luis Alcívar ganó los 100 metros libre; y se triunfó en las postas 4 x 200 metros libre.

 Los Cuatro Mosqueteros

La hazaña de nuestros nadadores en Lima tuvo resonancia internacional. La revista argentina El Gráfico, por única ocasión en su historia, dedicó su portada a un ecuatoriano: Carlos Luis Gilbert, en la edición del 27 de mayo. Además de la prensa sudamericana, publicaciones norteamericanas y de Centroamérica destacaron éxito de quienes desde entonces fueron llamados los Cuatro Mosqueteros de la natación ecuatoriana.

 El retorno a Guayaquil fue apoteósico. La ciudad entera se volcó a las calles para vitorear a los campeones sudamericanos. Y posteriormente, en Quito, el presidente-dictador, general Alberto Enríquez, recibió a los deportistas en el Palacio de Carondelet, mientras una multitud colmaba la Plaza de la Independencia.

 La natación guayaquileña le dio al deporte de Ecuador su primer triunfo internacional.

Anuncios